La vida en el vientre materno

feto-vientre-materno
Hay vida en el útero. El bebé siente lo que pasa fuera, incluso si está dentro del saco amniótico, y puede recibir los estímulos que provienen del exterior. De hecho, e incluso antes de abandonar el cuerpo de la madre, todos los sentidos, excepto el olfato (del cual todavía hay dudas), están desarrollados completamente.

El primero es el gusto. El bebé dentro del cuerpo de la madre, puede distinguir perfectamente los diferentes sabores. De hecho, él es muy consciente de la diferencia entre lo amargo y lo dulce. Todo lo que digiere la madre llega al bebé, y él hace la selección de estos gustos y sabores.

A partir de las 26 semanas, lo que está en pleno funcionamiento es el oído. El bebé puede escuchar los sonidos del cuerpo de la madre y los ruidos del exterior (voces, música, los intestinos de la madre, los latidos del corazón de su mamá), son percibidos por el bebé inmediatamente. Es entonces cuando el bebé empieza a adquirir sus propias preferencias musicales, y lo que le agrada más es la música tranquila o melodías. Si eres una amante del rock, olvídate de escucharlo después de las 26 semanas, porque lo más probable es que empiece a darte patadas y se mueva mucho.

A partir de los 6 meses de embarazo, los bebés comienzan a abrir y cerrar los ojos, ya en la semana 13 los ojos de tu hijo estaban bien desarrollados, pero permanecían cerrados. La luz que viene de fuera, si es muy potente, puede ser motivo para que el bebé de inmediato la de la espalda, y empiece a frotarse los ojos.

Por lo general la madre, el padre y todas las personas que tienen cierta proximidad, dan besos y caricias a tu barriga y tu bebé siente ese tipo de afecto, y su sensibilidad al tacto comienza a ser cada vez mayor.
Si hablas con él, le cantas una canción o le pones música, será un estímulo y una manera de acercarte a él, incluso antes del nacimiento. Comunicarte con tu bebé antes de nacer hará que su encuentro con el mundo real se vuelva más fácil. Cada vez se aconseja más a los padres la estimulación prenatal.

El olfato sigue siendo el único sentido de los cinco del que no se está seguro de estar lo suficientemente desarrollado antes del nacimiento. Todos los demás están ya en funcionamiento casi en su totalidad.

Compartir


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here