Cómo reconocer las contracciones de parto reales

como reconocer las contracciones de parto reales

¿Cómo es una contracción? ¿Cómo puedo reconocer las contracciones de parto? Desde el principio del embarazo, especialmente si es el primero, te sentirás preocupada por las famosas contracciones y lo que puedan provocar. Nos da miedo que ocurran antes de tiempo por si hubiera parto prematuro y nos da miedo no reconocerlas en el momento adecuado para acudir al hospital.

Existen dos tipos principales de contracciones uterinas: las contracciones de Braxton Hicks y las contracciones de parto “reales”. Hoy vamos a aprender a diferenciarlas para que puedas pasar tu embarazo relajada.

Cómo reconocer las contracciones de parto reales

El útero es un músculo: cuando se estimula, se contrae. Las fibras de este músculo están dispuestas en tres capas superpuestas en direcciones opuestas, esta anatomía permite producir un máximo de pujos en el momento de la expulsión.

Contracciones de “entrenamiento”

Mucho antes de las contracciones de parto podrás tener contracciones de “entrenamiento”, generalmente aparecen a partir del cuarto mes de embarazo. ¿Qué sentirás? Sentirás que el útero se endurece (si pones las manos en el vientre lo sentirás duro, como un balón), y luego se relaja, volviendo a sentir el vientre suave. Dura de 1 a 2 minutos y es posible que sientas una sensación de dificultad para respirar durante la contracción.

Estas pequeñas contracciones pueden ocurrir hasta 10 o 15 veces al día durante el último trimestre del embarazo. No son ni dolorosas ni regulares y no tienen ningún efecto sobre el cuello uterino. Suelen ocurrir al final del día, cuando estás cansada.

Otras situaciones que pueden provocar contracciones son: cambiar de posición (simplemente levantarte del sofá o girarte en la cama), algún esfuerzo algo violento o hacer viajes largos en coche. También puedes tener contracciones si tienes una infección del tracto urinario o después de una amniocentesis, en ambos casos, informa a tu médico.

Contracciones de parto

Estas son las que nos interesa detectar, especialmente cuando somos primerizas nos da miedo no saber reconocerlas para acudir al hospital a tiempo. Las contracciones de parto son muy diferentes a las que hemos visto antes:

– Tienen un ritmo regular y se siente alivio entre una y otra.
– Aumentan en intensidad y frecuencia y no se detienen aunque estés en reposo.
– Por supuesto cada vez son más dolorosas.

Antes de estas contracciones que anuncian el parto, es posible que hayas sentido que el bebé baja a la pelvis, que has perdido el tapón mucoso o que has roto aguas.
Estas contracciones dilatan el cuello uterino y al mismo tiempo empujan al bebé hacia abajo.

¿Cómo se sienten? La sensación varía entre una mujer y otra, pero en general, las contracciones de parto se sienten como espasmos, calambres, dolor cólico o como de menstruación. El dolor puede sentirse en los muslos y en la espalda, especialmente en la zona lumbar.

¿En qué etapa del embarazo te encuentras? ¿Has sentido ya alguna contracción? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Compartir


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here