Mitos y creencias: El embarazo

La acidez de estómago durante el embarazo tiene la creencia de que el bebé nacerá con mucho pelo. Falso, desmentido científicamente, es sólo uno de los síntomas del embarazo.

Un nacimiento más un diente menos. Falso, la misma acidez que se sufre durante el embarazo provoca que aumente la caries lo que conlleva problemas dentales durante el embarazo.

La mancha por antojos es otro mito, uno de los más comunes, la madre tiene una repentina necesidad de comer algo determinado que no se le puede negar de lo contrario el bebé nacerá con una mancha en el rostro u otra parte del cuerpo con la forma del antojo que no pudo cumplir, según este falso mito también a la madre le saldrá un orzuelo en el ojo como castigo. En algunos países esta creencia se ve reflejada en la piel del bebé a través de lunares. Falso.

Beber mucho líquido aumenta la cantidad de líquido amniótico. Falso.

Comer por dos. Falso, lo único que se consigue son mayores problemas durante el embarazo, debes comer lo justo y lo más saludable posible.

Teñirse el pelo afecta al bebé. Falso, lo que ocurre es que debido a los cambios hormonales podríamos experimentar reacciones alérgicas a la hora de teñirnos el pelo, por lo que es recomendable usar productos naturales.

No hacer ejercicio. Falso, el ejercicio durante el embarazo es saludable tanto para la madre como para el bebé.

Tener relaciones sexuales afecta directamente al bebé y provoca un nacimiento prematuro. Falso, sólo afectaría en caso de antecedentes de amenaza de aborto o sangrado, de no ser así, el tener relaciones sexuales no afecta para nada al bebé.

El parto será igual que el de la madre de la embarazada. Falso, cada parto es distinto, no hay relación alguna.

Si la madre ve algo muy feo u horrible durante el embarazo, el bebé será feo. Falso, el aspecto físico del bebé va determinado genéticamente por los padres y no porque la madre vea o no algo feo. Y destacar que todos los bebés son guapos por el simple hecho de ser bebés.

Si la madre ve un eclipse, el bebé nacerá con una marca o defecto en el rostro similar al de la luna, según este mito la madre debe llevar algún objeto de metal consigo. Falso.