Las náuseas y vómitos durante el embarazo. Trucos para combatirlas.

 

nauseas-vomitos-embarazo

¿Por qué tengo náuseas durante el embarazo?

Nadie sabe exactamente qué es lo que causa las náuseas, pero al igual que muchos otros síntomas del embarazo, se cree que las culpables son las hormonas del embarazo. Los altos niveles de hormonas en las primeras semanas hacen que el sentido del olfato y la sensibilidad a ciertos olores y a ciertas comidas sea mucho mayor de lo normal. Es más probable que sientas náuseas durante el embarazo si te mareas cuando vas en coche o en barco o si tienes dolores de cabeza o migrañas, y también si estás embarazada de más de un bebé, o si tu madre o tus hermanas las tuvieron.

Si eres unas de las pocas mujeres que no se sienten mal, debes considerarte afortunada. Eso no significa que tu cuerpo no esté produciendo suficientes hormonas, sino simplemente que reaccionas a ellas de una forma diferente. La gran mayoría de las mujeres que no sienten náuseas u otros síntomas durante el embarazo tienen bebés perfectamente sanos.

¿Cuánto duran las náuseas durante el embarazo?

Tres de cada cuatro mujeres embarazadas sufren náuseas, y algunas veces también vómitos, especialmente en el primer trimestre. Para muchas mujeres, las náuseas son mucho peores por la mañana, pero para otras, esa sensación dura desde por la mañana hasta por la noche.

La sensación de náuseas o malestar generalmente comienza alrededor de la sexta semana, pero puede empezar incluso en la cuarta. Para la mitad de las mujeres que sienten náuseas, estos síntomas desaparecen en la semana 14. Para el resto, las náuseas desaparecen gradualmente durante el segundo trimestre, aunque también hay algunas mujeres que se sienten mal hasta el momento en el que nacen sus bebés.

¿Trucos para combatir las náuseas durante el embarazo?

1.- Come lo que más te gusta. Intenta por todos los medios alejarte de las comidas o de los olores que te hacen sentir náuseas. Pero si casi todo te hace sentirte así, no te preocupes y come sólo aquellas cosas que te gusten, aunque tu dieta no sea muy equilibrada. Es mejor comer algo y poder mantenerlo en el estómago, que hacer la comida perfecta para que luego salga por donde entró. Cuando te sientas mejor podrás volver a una dieta sana y equilibrada.

2.- Intenta comer alimentos fríos o a temperatura ambiente. Generalmente estos alimentos despiden menos olor que las comidas calientes.

3.- Ten algunos tentempiés como galletitas saladas, galletas tipo María o pan estilo Toast, al lado de tu cama. Cuando te despiertes por la mañana, cómete unas galletitas y luego descansa unos 20 ó 30 minutos antes de salir de la cama. Si te dan náuseas por la noche, comer algunas galletas también te puede ayudar.

4.- Es buena idea hacer varias comidas pequeñas a lo largo del día. Tener el estómago vacío es casi siempre una invitación a las náuseas. Los alimentos poco condimentados que contienen muchas proteínas son la mejor opción para las náuseas, aunque si se te antoja algo, no te prives.

5.- Evita las comidas grasas, que tardan más en digerirse. Y evita también las comidas con muchas especias, ácidas y fritas porque pueden irritarte más el estómago.

6.- Cuando bebas, da sorbitos pequeños. Aunque es importante mantenerte hidratada no debes sobrecargar el estómago de líquido porque no quedará espacio para las comidas que pueden combatir las náuseas. Si has estado vomitando mucho, intenta beber una bebida deportiva que contenga glucosa, sodio y potasio, para reemplazar lo que has perdido.

7.- Intenta tomar tus vitaminas prenatales por la noche, antes de irte a dormir, en vez de hacerlo por la mañana con el estómago vacío. También puedes preguntarle a tu doctor si puedes tomar temporalmente algunas vitaminas prenatales que tengan menos hierro, porque este mineral puede causarte más molestias en el estómago.

8.- El jengibre es un remedio natural que ayuda a calmar el estómago, según muestran las investigaciones. Hay una bebida que se llama ginger ale, que puede ayudarte, pero encuentra una marca que contenga jengibre de verdad. También puedes rayar un poco de jengibre fresco y hacerte un té, o puedes probar a encontrar caramelos de jengibre en alguna herboristería. Pero pregúntale a tu ginecólogo antes de tomar cápsulas de jengibre porque no se conocen los efectos de las megadosis. También debes tener cuidado con los remedios caseros y hierbas para las náuseas, porque algunos no son recomendables durante el embarazo y pueden afectar al bebé.

9.- Prueba a llevar una banda de acupresión. Son unas bandas de algodón suaves, que se pueden comprar en las farmacias, y que están diseñadas para contrarrestar el mareo, pero que también pueden ayudar con las náuseas. La banda se sitúa alrededor de la muñeca de manera que un botón de plástico ponga una suave presión sobre un punto de acupresión en un lado de la muñeca. Parece que esto actúa sobre el centro que produce las náuseas en el cerebro.

10.- Intenta la hipnosis. No hay pruebas científicas que muestren que la hipnosis puede combatir las náuseas, pero algunas futuras mamás la han usado para poder controlar las náuseas severas. Con la ayuda de cintas de audio o de vídeo, clases o seminarios, puedes aprender a entrar en un estado de relajación que te ayudará a bloquear las sensaciones desagradables del estómago.

11.- Pregúntale a tu médico sobre la vitamina B6. Aunque nadie sabe exactamente por qué, a algunas mujeres les va muy bien. La dosis diaria recomendada de B6 es de 1,9 mg, pero tu ginecólogo puede permitirte tomar entre 10 y 25 mg, que es tres veces la dosis diaria, para ayudarte a combatir las náuseas severas. No tomes ésta ni ninguna otra vitamina sin que tu doctor lo haya aprobado primero.

Y si no hay nada de lo anterior que te ayude en absoluto, puedes pedirle a tu ginecólogo que te recete alguno de los medicamentos contra las náuseas que son seguros durante el embarazo.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here