Guía de estimulación del pezón para inducir el parto


La estimulación del pezón se ha documentado en los textos médicos para inducir el parto ya en el siglo 18. En los últimos años se ha vuelto más aceptado por los médicos como una forma de estimular las contracciones, especialmente si se ha roto aguas.

Cuando se estimulan los pezones de la mujer, esto provoca una liberación de la oxitocina, la hormona natural para hacer que el útero se contraiga. La estimulación del pezón también puede hacerse de manera regular (cada día más o menos) durante las últimas semanas de embarazo para ayudar a madurar el cuello uterino.

Guía de cómo hacer la estimulación del pezón

  • Toma un pezón entre el pulgar y el dedo índice, y ruédalo suavemente entre ellos.
  • Extrae suavemente el pezón, del borde de la areola hacia el pezón, y sobre éste, para que se ponga erecto. También puedes hacerlo vía oral, lamer (o chupar suavemente) hasta que el pezón esté erecto (claro está que vas a necesitar ayuda, qué mejor que la de su pareja!) o bien utilizando una bomba de mama (un dispositivo utilizado para extraer la leche materna).
  • Una vez que el pezón está erecto, sigue estimulándolo durante un minuto.
  • A continuación, deja de estimular el pezón de 2 a 4 minutos.
  • Después de que este tiempo haya transcurrido, repite lo mismo con el otro pezón. Déjalo de estimular otros 2 a 4 minutos.
  • Vuelve a repetirlo de un pezón a otro y siempre dejando el tiempo correspondiente entre ellos.
Estimular el pezón durante un minuto, y pausar la estimulación de 2 a 4 minutos, imita el patrón de parto. Alternando los pezones, tendrás menos oportunidades de dañarlos. El tiempo recomendado es de 30 minutos a una hora.