La vitamina D durante el embarazo

La vitamina D en el embarazo

La vitamina D es esencial durante el embarazo, el bebé durante el tercer trimestre de embarazo necesita calcio para el desarrollo de sus huesos. Y para que el calcio se fije en los huesos es necesario que el organismo de la mamá tenga suficiente vitamina D.

La mejor manera de obtener la vitamina D es a través de pequeñas exposiciones a la luz del sol (por lo general, la exposición de las manos, los brazos y la cara a la luz solar durante 10 a 15 minutos varias veces a la semana es suficiente). Las personas con piel oscura necesitan alrededor de 4 veces más exposición al sol que las personas con piel clara, para producir la misma cantidad de vitamina D. Ten cuidado de no quemarte, así que puedes exponerte al sol, pero no demasiado.

Si por cualquier circunstancia te es imposible la exposición al sol, tendrás que obtener este nutriente mediante la ingesta de suplementos (siempre bajo control médico) o comiendo alimentos ricos en vitamina D
Esta vitamina se encuentra principalmente en productos lácteos, como leche, queso y mantequilla. Puedes encontrar en el mercado muchos lácteos que están enriquecidos con vitamina D.

También la puedes encontrar en la yema de huevo, los aceites de hígado de pescado y el pescado graso, como el pez espada, salmón, atún, sardinas, arenques… 

Las embarazadas con una dieta estrictamente vegetariana tienen que ser conscientes de que no obtienen la vitamina D a través de su dieta, y debe confiar en la exposición solar.
Consideraciones: No hay que olvidar que los excesos son malos, el cuerpo es capaz de acumular una cantidad de vitamina D de reserva y la ingesta de suplementos sin control médico puede llevar a un aporte excesivo y como consecuencia perjudicar el buen desarrollo del bebé.

Última actualización el 28 de abril del 2012

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here