Consejos para mantener un pecho saludable durante la lactancia materna

Consejos para mantener un pecho saludable durante la lactancia materna

Desde el comienzo del embarazo, tu pecho sufre cambios que normalmente traen consigo efectos secundarios: desde las temidas y dolorosas grietas, motivo por el cual muchas mamás deciden abandonar la lactancia, hasta la mastitis, la flacidez o las estrías, causadas por los frecuentes cambios del tamaño del pecho.

¿Cuáles son los cuidados para mantener un pecho saludable durante la lactancia?

  • Su higiene debe ser normal, sin pasarse. No hace falta un cuidado específico entre toma y toma. Por el contrario, un uso en exceso de jabón o lociones, irritan y resecan la areóla, fomentando la aparición de grietas. Por ello, es aconsejable limpiar el pecho sólo con agua, finalizando las duchas con agua fría, para tonificar los tejidos.
  • El ejercicio para fortalecer el pecho es fundamental y así prevenir el aspecto caído: después de la lactancia materna, el pecho recobra su tamaño normal, y es muy común que, durante esta transformación, surjan estrías o flacidez. La natación, el pilates o el yoga te ayudarán a tonificar la piel y reafirmar tus senos.
  • Las cremas compuestas con vitamina E y el aceite de rosa mosqueta previenen la aparición de estrías. Las cremas compuestas con lanolina son magníficas, ya que sus propiedades emolientes e hidratantes cicatrizan las grietas, y previenen su aparición.
  • En las tomas, procura que tu bebé se enganche bien para así poder vaciar por completo cada pecho, para que el tejido se relaje. A su vez, es esencial que vayas alternando los pechos en cada toma. Antes de quitar al bebé del pecho, no te olvides de parar la succión, evitarás que el bebé presione con sus encías y te lastime el pezón.
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here