Siento melancolía o… es depresión posparto?

Siento melancolía o... es depresión posparto?
Después del nacimiento del bebé – el posparto – es un período único en la vida de una mujer. Después de esperar meses para el nacimiento de tu bebé, tal vez con algo de ansiedad, te maravillas ante el milagro de tener a tu hijo entre tus brazos.

Al mismo tiempo, puede que te encuentres sentada en el sofá en medio de la tarde, todavía en pijama. Ves los platos en el fregadero, la ropa sucia desborda los cestos y motas de polvo al acecho encima de los muebles. Las lágrimas podría empezar a fluir a medida que te preguntas cuándo vas a tener más de una hora y media de sueño seguida. Tal vez estás enojada o resentida con tu pareja, que va a salir por ahí con sus amigos, no te ayuda por la noche con el bebé y no te ayuda en las tareas de la casa. El temor a ser descubierta de ser una mala madre puede estar presente en el fondo de tu mente. ¿Este sentimiento es melancolía por la maternidad o depresión posparto?

Una de las claves es el tiempo que te has estado sintiendo de esa manera. La ansiedad, cambios de humor e irritabilidad tienden a durar unos días o semanas. La depresión posparto es más grave y de larga duración. Los síntomas tienden a empeorar, en lugar de mejorar.

No te sientas avergonzada o culpable si experimentas depresión después del parto. Muchos factores contribuyen a la depresión posparto – tales como cambios en la química de tu cerebro, los niveles hormonales y tu estilo de vida – y ninguno de ellos es por tu culpa.

Si estás preocupada acerca de la depresión posparto, consigue una cita con tu médico de inmediato. Tenéis que trabajar juntos para desarrollar un plan de tratamiento que funcione. Si no tratas la depresión posparto, esta puede durar un año o incluso más tiempo y no disfrutarás plenamente de tu maternidad.