Cambios físicos durante el embarazo

embarazada-tumbada-hierba
Con el embarazo, el cuerpo femenino sufre muchos cambios físicos que generalmente no tienen consecuencias nocivas. Estos son algunos de ellos:

El peso

El aumento de peso es, probablemente, el cambio físico menos deseado del embarazo, pero también es el más natural. El aumento de peso es progresivo y es más intenso durante el tercer trimestre del embarazo.

Lo ideal es aumentar entre los 9 y los 13 kg, aunque esto puede variar de acuerdo a la constitución física de cada mujer. Este aumento de peso se distribuye por la placenta, el líquido amniótico, el bebé, la retención de líquidos, el aumento de tejido graso y el volumen sanguíneo.

La mujer embarazada debe tener cuidado de no aumentar excesivamente de peso. Para ello, debe hacer una dieta sana y equilibrada.

Los senos

Los senos también cambian debido al embarazo. Aumentan su tamaño y se vuelven más sensibles. Los halos alrededor de los pezones se agrandan y éstos pueden cambiar de color a un tono más oscuro.

La piel

En la piel del rostro (frente, nariz y pómulos) pueden aparecer manchas oscuras, lo que se conoce con el nombre de cloasma/melasma o máscara del embarazo. Durante el embarazo, las hormonas favorecen la producción de la melanina, que es el pigmento que oscurece el tono de la piel, de ahí la aparición de estas manchas.

En la piel de los senos, las caderas y el abdomen pueden aparecer estrías debido al aumento de peso. Y en las piernas, venas varicosas.

El útero

Cuando la mujer no está embarazada, el útero tiene la forma y el tamaño de una pera invertida. Sin embargo, durante el embarazo, será sometido a muchos cambios. El útero irá aumentando su tamaño en función del crecimiento y el desarrollo del feto.

El corazón

Durante el embarazo, la sangre aumenta su volumen para que haya suficiente sangre para la madre y el bebé. Para que la sangre llegue al bebé, el corazón tiene que hacer un esfuerzo extra, de modo que los latidos del corazón serán más frecuentes.

Las piernas y la columna vertebral

A medida que el bebé crece y se va aumentando de peso, el útero crece y comprime las venas de la pelvis, lo que dificulta el retorno de la sangre y hace que aparezcan varices. El abdomen aumenta de tamaño y peso, lo que puede causar dolor en la zona lumbar y cervical, especialmente a partir del quinto o cuarto mes de embarazo.

Cambios gastrointestinales

Las náuseas, los vómitos y el ardor de estómago son los trastornos más comunes a nivel del tracto digestivo, así como las dificultades para digerir en el último trimestre de embarazo.