Llevar a tu hijo a la ecografía para que vea a su hermanito

Llevar a tu hijo a la ecografía para que vea a su hermanito
Todos los niños sienten una gran curiosidad cuando llega el hermanito. A causa de esto quizá hayas pensando en llevártelo cuando te vayan a hacer una ecografía para que pueda ver a su futuro hermanito, pero vamos a conocer más sobre este tema…

La mayoría de las consultas no lo aceptan

En la mayoría de consultas podrás comprobar que no aceptan que entren niños cuando se hace una ecografía a niños menos de 10-12 años. Incluso a veces se exige que solo una persona entre a acompañar a la mujer embarazada. El motivo es simple: una ecografía obstétrica es un trabajo de alta precisión y requiere concentración por parte del ecógrafo. Esta concentración podría verse afectada si en la consulta se encuentran niños, ya que rara vez permanecen en silencio y tranquilos. Esto podría causar que se pasara por alto alguna anomalía o duda.

La consulta no es como una sala de cine

Una sala de ecografías generalmente es un espacio pequeño de unos 10 metros cuadrados, ocupados mayormente por el equipo y la mesa de examen. Por tanto, queda poco espacio para más de un visitante. El tiempo que se tarde en la consulta suele ser alrededor de 20-30 minutos, como mucho una hora en caso de problema. Ese tiempo puede ser aburrido para un niño y sería una pena tener que irte sin terminar, perdiéndote el resto de la ecografía y sin asegurarte de que todo va bien.

No verá ni entenderá nada

Muchas veces son los propios padres quienes no ven lo que hay en la ecografía, solo ven sombras en movimiento y les resulta difícil de interpretar. Con mayor razón un niño no entenderá nada, mucho menos si aún es pequeño. Esto además podría ser una decepción para el niño, que se imaginaba al bebé de otra manera.