¿Pueden afectar las náuseas y los vómitos al bebé?

nauseas vomitos embarazada



Las náuseas y vómitos es un malestar muy frecuente al comienzo del embarazo. Si estás sufriendo estas molestias y tu estómago no retiene nada, es normal que pienses que tu bebé no está recibiendo los suficientes nutrientes.

Pero no te inquietes por tu bebé. Aunque tú vomites mucho, él sigue creciendo y consigue nutrientes de tus reservas. Si los vómitos no cesan, el médico puede recetarte un fármaco antiemético (en general las pastillas resuelven bien el problema y sin inocuas). Eso sí, nunca bajes la guardia, si los vómitos fueran muy frecuentes y llegaran a ser tan intensos que te provocaran deshidratación (casos extremos y aislados), necesitarías un tratamiento de urgencia en el hospital para administrarte líquidos por vía intravenosa.

Para prevenir las náuseas, como algo suave (colines, una fruta…) en cuanto te despiertes. Y aunque estés sedienta, intenta no beber mientras comes. Mezclar líquidos y sólidos puede revolverte el estómago. A lo largo del día haz comidas pequeñas y frecuentes, sin mezclarlas con líquido. Evita los alimentos pesados o muy grasos.

Las náuseas se deben a los cambios hormonales y en especial a la hormona gonadotropina coriónica (HCG- la hormona del embarazo). El nivel de ésta baja a partir de la semana 12 de embarazo, así que lo habitual es que en el segundo trimestre el estómago se estabilice y las molestias remitan.