El puerperio o cuarentena en verano

mama bebe verano

Aunque para algunas mamás suponga quedarse “sin vacaciones”, dar a luz en verano tiene sus ventajas porque, a diferencia de lo que ocurre en invierno, el buen tiempo anima a salir de casa con el recién nacido. Además, los horarios de la familia son más flexibles y pueden adaptarse mejor a los del bebé. Solo hay que tener en cuenta algunos consejos para sobrellevar el calor y aprovechar lo mejor del verano para recuperarse.

Higiene íntima

Cuando el calor aprieta es necesario extremar la higiene íntima y ducharse varias veces al día. Los loquios tienen un olor característico, que unido al sudor puede resultar algo desagradable.

Si te han practicado la episiotomía, puedes tener la necesidad de asearte más a menudo para refrescarte y sentirte limpia, pero, cuidado, conviene no abusar para no ablandar la cicatriz.

Lávate con agua y jabón neutro y sécate muy bien la zona sin restregar, dando pequeños toques de delante hacia atrás con una gasa o una toalla suave. Para evitar la humedad en la zona, es importante que te cambies a menudo de compresa.

Baños

Puedes ducharte ya al día siguiente del parto. El baño se desaconseja hasta después de la cuarentena por el riesgo de infección que conlleva.

Evita sumergirte en el mar o en la piscina durante el puerperio. El cuello uterino no se ha cerrado completamente y si entra agua en la cavidad uterina puede causarte infecciones que podrían llegar a ser realmente graves.

Tras una cesárea se deben mantener las mismas precauciones, no tanto por la cicatriz externa, que tarda unos 15 días en curar, como por la permeabilidad del canal cervical.

Sol

Una ventaja de dar a luz en verano es que se puede salir con el bebé todos los días. El paseo diario constituye un estímulo tanto para la recuperación de la madre como para el desarrollo del chiquitín. Eso sí, en verano hay que sacarle en las horas menos calurosas, ligero de ropa y con una sombrilla.

A ti te conviene cubrirte con una gorra o un sombrero y utilizar una crema de protección solar alta. Los cambios hormonales del embarazo han podido oscurecer la piel en torno a la nariz y la boca (cloasma). Para evitar que estas manchas de la cara vayan a más es fundamental que te apliques la crema media hora antes de salir a la calle.