Pautas a seguir a la hora de elegir el nombre del bebé

embarazada tripa nombre bebe

Ya escribí hace tiempo sobre algunos detalles a tener en cuenta a la hora de elegir el nombre del bebé.  Hoy quiero ahondar en el tema sobre lo que conviene plantearse antes de decidir definitivamente el nombre:

¿Suena bien?

Fíjate también en los apellidos, especialmente en el primero: que no se den de tortas con el nombre ni se presten al chiste fácil, por ejemplo: Coral Corral, Rosa del Peral, Camino del Río…

Si la última letra del nombre es diferente a la primera del apellido, mejor. Cuando son iguales, es inevitable articularlas juntas, por ejemplo: Marcos Santillana, Ángela Álvarez… Y cuando la igualdad se da las sílabas, resulta francamente difícil pronunciarlas separadas, por ejemplo: Carmen Mendieta.

¿Compuestos?

A veces no viene mal. Así, cuando sean mayores, podrán quedarse con el que más les guste, pero, en general, sobran. Claro que, si se plantea una crisis familiar con el nombre, puede suponer una buena solución, ni el que propone el papá ni el que le chifla a mamá: los dos (siempre y cuando formen una pareja bien avenida).

¿Qué significa?

Es un criterio importante, pero ¿definitivo? Eugenio significa “bien nacido”, Gerardo “hábil en el manejo de la lanza”… Está bien tenerlo en cuenta, pero sin agobiarse, plantéate si merece la pena desechar un nombre por su significado.

¿Breve?

Tiene sus ventajas. Si es muy largo, se presta fácilmente a los diminutivos. Piénsalo ¿cuántas veces vas a pronunciar al día su nombre? Cuanto más breve, más fácil de decir y repetir hasta la saciedad.

¿Mitológico, bíblico?

Están superexplotados, pero siempre queda alguno en el que nadie (o casi nadie) ha caído. Tal vez no halles lo que buscas, pero un repasito de cultura general nunca viene mal.

¿A apellido corto, nombre largo?

No es una norma, pero suele quedar bien, por ejemplo: Esperanza Gil, suena mejor que Fe Gil. Y al revés,  apellidos muy largos o compuestos piden nombres breves, por ejemplo: Alba Jiménez del Pino, suena mejor que Maria del Mar Jiménez del Pino.

¿Extranjeros?

No tengo nada en contra, pero ¿hará buenas migas con un apellido de aquí? Probemos: Jennifer Rodríguez, Sherezade García, Michael López.