Lo que debes saber del posparto

posparto-mama-bebe

El posparto es, como su nombre indica, el periodo que acontece después del parto. donde tu cuerpo tiene recuperarse de todos los procesos invasivos que se han producido durante el embarazo y el parto. Tus órganos tienen que restablecerse y sobretodo el útero tiene que, poco a poco, volver a su estado y tamaño natural.

Llamamos posparto a las seis semanas siguientes después del parto. Este es el momento de empezar a cuidarte y seguir una dieta sana para nutrirte y recuperar, de manera paulatina, tu figura.

Es un periodo en el que no debes ser estricta en tu dieta, sobre todo si estás dándole el pecho a tu hijo, ya que la leche debe tener la cantidad de calorías y proteínas esenciales para poder alimentar saludablemente al bebé. Por ello, controla que tu alimentación contenga todos los nutrientes necesarios.

Cambios que sufrirá tu cuerpo en el posparto:
  • En el posparto se encuentra la llamada “cuarentena”, donde tendrás pérdidas de sangre (loquios), que son secreciones normales que tu cuerpo expulsa tras el parto y que suelen durar de 30 a 40 días.
  • En caso de tener un parto vaginal con episiotomía, deberás lavarte con cuidado y desinfectar la herida diariamente. El parto vaginal suele recuperarse antes que la cesárea. 
  • Si te han practicado una cesárea, deberás seguir las indicaciones del hospital para la correcta cicatrizacón de la herida. No podrás practicar ejercicios bruscos y necesitarás más reposo.
  • En caso de dar el pecho al bebé, tu menstruación se ausentará hasta que finalices con la lactancia.
  • Los músculos de tu abdomen se restablecerán poco a poco, siendo adecuados ejercicios de rehabilitación como los de Kegel.
Acepta la ayuda que te brinden después del parto

“Madre” no significa “mártir”. Toma toda la ayuda que te puedan brindar y no pienses que el hecho de ser madre es estar, supuestamente, lista para hacer cualquier cosa. Debes ser consciente de que tienes tus limitaciones.

Después del parto, te mereces un descanso, por lo que si puedes, deja al bebé unas horas al día al cuidado de algún familiar, deja que te ayuden en las labores de la casa, a preparar la comida… y no tengas miedo de decir a la gente que necesitas tiempo para ti misma.

En definitiva, deja que te ayuden lo máximo posible y no te sientas culpable por querer descansar y tener tiempo para ti. Recuerda que tú necesitas estar sana para cuidar de tu bebé.