5 consejos para una dieta saludable durante el embarazo

embarazada-comiendo-verdura

Aquí tienes 5 consejos clave para mantener una dieta saludable durante el embarazo:

  1. Comienza el día con un buen desayuno. Esta comida del día es la más importante ya que has pasado muchas horas sin comer durante la noche. Necesitas reponerte de energía y de nutrientes para evitar estar decaída, fatigada e incluso, algo mareada. Tu bebé se nutre de ti y si te saltas o no haces bien el desayuno perjudicarás también a tu bebé. Es de vital importancia que incluyas en tu desayuno alimentos ricos en azúcares de lenta asimilación como el pan y los cereales, alimentos ricos en proteínas como los derivados de la leche, y también deberías añadir alimentos ricos en fibra, vitaminas y minerales como las frutas.
  2. Como un poco más pero no en exceso. No cometas el error de comer por dos. Los expertos aconsejan aumentar 100-150 calorías diarias en el primer trimestre (esto lo consigues añadiendo a tu dieta un yogur o un vaso de leche extra). En el segundo trimestre recomiendan aumentar unas 200-250 calorías. Y en la recta final, en el tercer y último trimestre entre 300-350 calorías diarias más.
  3. Dosifica bien lo que comes durante el día. Debes hacer entre 5 y 6 comidas diarias. Este consejo te ayudará también a aliviar las náuseas y vómitos. Se recomienda que entre comida y comida transcurran unas dos o tres horas. Esto se traduce en tres comidas principales (desayuno, comida y cena) y dos tentenpiés entre horas (a media mañana y a media tarde).
  4. Puedes picar entre horas, pero pica sano. Estando embarazada aumenta el apetito y es normal que a deshoras, entre comida y comida tengas ganas de picar algo y mayormente siempre te apetece algo con muchas calorías y pocos nutrientes (chocolate, patatas fritas, bollería…), en estos casos contente y opta por alimentos ligeros (una pieza de fruta, un vaso de leche, un yogur, algo de verdura, pan integral…).
  5. Cuida mucho cómo cocinas los alimentos. Cocina al vapor, cocido, hervido o a la plancha. Olvídate de la freidora, los fritos y los rebozados. Y algo muy importante, haz todo muy hecho que no queden los alimentos crudos.