Cómo quedarse embarazada

Parece fácil quedarse embarazada pero las condiciones de la vida moderna, estrés, horarios incompatibles y cansancio a veces, lo hacen imposible.

Si te quieres quedar embarazada lo mejor es recurrir a los llamados métodos sinsotérmicos que, aunque a primera vista parezcan complicados, cuando se aprenden bien son muy efectivos y, en caso de esterilidades su control y resultados son una excelente información para el ginecólogo.

La técnica sinsotérmica tiene como objetivo determinar exactamente cuándo se produce la ovulación, que es el momento en el que te puedes quedar embarazada, interpretando los cambios que se producen en tu cuerpo durante este periodo.

Se basa en la combinación de los tres métodos conocidos: el calendario, la mucosidad y la temperatura basal. Para estar segura de esos días en los que eres fecunda y prodigar en ellos las relaciones sexuales.

Calendario:

Los ciclos ovulatorios suelen ser de 28 días aunque pueden variar de 23 a 42, por ello lo primero que debes determinar es los máximos y mínimos de tu ciclo.

Para ello has de marcar en un calendario, el primer día de todas las reglas de un año, luego cuentas los días que separan dichas marcas (recuerda que el primer día de la regla es el primer día del ciclo) y sabrás tus ritmos.

Se supone que la ovulación tiene lugar durante los tres días centrales de tu ciclo calcula los centrales del ciclo máximo y los del ciclo mínimo y añade dos días antes del primero y dos días después del último. Este intervalo es el de tu máxima fertilidad.

Temperatura:

Precisas un termómetro basal. Tómate la temperatura de la vagina todos los días antes de levantarte y observarás que esta aumente entre dos y seis décimas durante la ovulación.

Mucosidad:

El moco cervical es una mucosidad que expulsa el cuello del útero o cervix y que varía de textura durante los distintos días del ciclo, pegajosa en los días previos y posteriores, y líquida con cristalitos durante la ovulación. La mucosidad hay que observarla por la noche antes de acostarse.

Pero la fecundidad no es sólo cosa de chicas, los hombres tienen como mínimo un 50% de la responsabilidad, por mucho que tu hagas si los espermatozoides de tu pareja no son abundantes y de buena calidad no conseguiréis lo que tanto estáis esperando.

Los hombres fabrican los espermatozoides en los testículos y los almacenan en las vesículas seminales. Si te sientes estresado, cansado o tenso puede que no estés produciendo espermatozoides en cantidades suficientes, por eso es muy importante, que la alimentación y el descanso sean abundantes y adecuados.

Consumir alimentos ricos en proteínas e hidratos de carbono, y abandonar hábitos inadecuados como fumar o consumir alcohol son costumbres sanas si quieres que ese niño/a soñado llegue a este mundo.

Vía 20minutos