Este verano, viaja sin complicaciones‏

viajar-embarazada-maletas
Con la llegada del verano todas queremos tener nuestras merecidas vacaciones. Durante el embarazo se recomienda no viajar, sin embargo, podrás hacerlo si sigues algunos consejos.

¿Conoces el babymoon?

Se trata de hoteles que han pensado en las mujeres embarazadas y les ofrecen ciertas comodidades extra. Te harán regalos de bienvenida, así como masajes, habitaciones especiales, baños de agua con rosas y muchos mimos más. Al igual que ocurre en la Luna de miel (honeymoon). Disfrútalo ahora que puedes, pronto el viaje no se hará en pareja.

Viaja a lugares cercanos

Existen destines cercanos y asequibles a los que puedes ir de vacaciones. No se trata de no salir de tu ciudad, pero sí de explorar un poco sus alrededores, verás como encuentras más de un lugar que no conoces y que puede resultar el ideal para relajarte.

Olvídate de cargar con las maletas

Lo dicho, deja que el resto trabaje y tú relájate, no te pongas a cargar el peso de las maletas. Ya que tienes la oportunidad de librarte de eso, ¡aprovéchala!.

Ten cuidado con las comidas

Si viajas a un lugar exótico ten cuidado, los nuevos ingredientes o especias podrían sentarte mal y te harán pasar el resto de las vacaciones con problemas de estómago.

Si viajas en coche

Es la mejor opción durante el embarazo porque te permite parar a estirar las piernas y caminar siempre que quieras. Es altamente recomendable que no conduzcas tú, sobre todo en los meses finales del embarazo.

Si viajas en tren

Otra de las mejores alternativas, te permite pasearte, su índice de accidentes es bajo, la velocidad es estable, tienen cafetería, servicio… Todo a tu alcance.

Si viajas en avión

Asegúrate de informar de tu estado antes de subir, así te podrán dar un asiento de pasillo en el que podrás estirar mejor las piernas o levantarte para ir al servicio siempre que lo necesites sin necesidad de molestar a otros pasajeros. Ponte un cojín en la espalda y mueve los tobillos continuamente para que no se te hinchen. Si te lo permiten, date pequeños paseos.

Si comes en el avión opta por menús vegetarianos, así te evitarás problemas con carnes poco hechas, etc.