Náuseas y vómitos: No puedo probar bocado

Náuseas y vómitos: No puedo probar bocado

Cerca de un 90% de embarazadas sufren náuseas en las primeras fases del embarazo, y además, un 30% vómitos, sobre todo si es su primer embarazo. Lo habitual es que aparezcan sólo a primeras horas de la mañana, aunque en algunos casos pueden mantenerse durante todo el día.

Las alteraciones en la secreción hormonal, fundamentalmente el aumento de la gonadotropina coriónica, hormona encargada de favorecer el crecimiento fetal, y de la progesterona, son la principal causa de su aparición, aunque también se ha sugerido la influencia de elementos psicológicos, como un embarazo no deseado o temor o rechazo inicial a la idea de ser madre. En la mayoría de los casos remiten a partir de la 15ª semana de gestación.

¿Qué puedo hacer?

Un buen truco es “engañar al estómago” tomando, antes de levantarse de la cama, pequeñas cantidades de alimentos sólidos ricos en hidratos de carbono, como las galletas o el pan. Como suelen aparecer a primera hora de la mañana, intenta evitar las prisas y el estrés y dedícate a un momento de calma. Durante la jornada, mantén la norma de comer frecuentemente y en pequeñas cantidades, eligiendo alimentos digestivos y evitando las grasas y los fritos.

Si el malestar persiste, el ginecólogo puede recetarte fármacos, los llamados antieméticos, como Caribán o Primperán, que te ayudarán a evitar los vómitos, las náuseas y el malestar. No obstante, si empiezas a vomitar los líquidos, o bien alimentos sólidos, durante varios días y de forma intensa y persistente, acude al médico: la intolerancia a líquidos produce una alteración metabólica, del sodio y del potasio fundamentalmente, que puede originar desequilibrios nutricionales, pérdida de peso e importante deshidratación. Es lo que se conoce como hiperemesis gravídica, un cuadro que requiere tratamiento en el hospital para favorecer la nutrición y la rehidratación con suero intravenoso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here