Píldora del día después

La píldora postcoital o píldora del día después está compuesta por un preparado hormonal (gestágeno) que retrasa o inhibe la ovulación e impide que el óvulo se asiente en el útero. Se utiliza para evitar el embarazo en el caso de que se hayan mantenido relaciones sexuales sin protección o que se produzca un fallo del método anticonceptivo que se esté utilizando, como por ejemplo la rotura de un preservativo.

Para su utilización:

El envase contiene dos pastillas. La primera pastilla hay que tomarla antes de que pasen 72 horas de la relación sexual no suficientemente protegida y la segunda 12 horas después. Otra forma de utilizarlas es tomando las dos pastillas juntas, de una sola vez, lo antes posible y siempre antes de que pasen 72 horas desde la relación sexual no protegida.

Siempre tiene que ser personal médico quien te indique como tienes que tomarla.

Cuanto antes se inicie la toma de las pastillas más seguridad existe. Pasadas 72 horas desde la relación sexual la eficacia no se puede garantizar adecuadamente.

Conviene no olvidar que las píldoras postcoitales no son efectivas cuando hay un embarazo establecido. Por eso se debe descartar la presencia de un embarazo antes de tomarla.

Recuerda: La píldora postcoital no debe utilizarse de forma habitual sino de manera excepcional y nunca ha de sustituir a un método anticonceptivo regular. Además no protege contra el SIDA ni otras enfermedades de transmisión sexual.