Semana 26 de embarazo

  semana 26 de embarazo medida tamaño y peso

 

🚼 CAMBIOS EN TU BEBÉ

En la semana 26 de embarazo los ojos de tu bebé han permanecido cerrados por los últimos meses, pronto se abrirán y comenzarán a pestañear.

Dependiendo de la raza, algunos bebés nacerán con ojos azules o grises azulados (que pueden cambiar de color en el primer año de vida) y otros nacerán con ojos marrones u oscuros.

Las pestañas comienzan a crecer y se genera más cabello en la cabeza.

Tu bebé, que pesa un poco más de 760 gramos, todavía se ve arrugado pero continuará aumentando de peso a ritmo constante durante las próximas 14 semanas hasta el nacimiento.

semana 26 de embarazo

🚺 TUS CAMBIOS Y SÍNTOMAS

A partir de esta etapa del embarazo, casi 3 de cada 4 mujeres embarazadas comienzan a experimentar una leve hinchazón de las extremidades, especialmente los pies, los tobillos y las manos.

Si bien esta hinchazón es completamente normal y temporal, ahora podría ser un buen momento para quitarte los anillos y guardar para otra ocasión los zapatos demasiado ajustados.

Los cambios en tu pecho que notarás en esta época son: una areola más grande de lo habitual, más oscura y la aparición de unos bultitos muy pequeños que se conocen con el nombre de “glándulas de Morgagni”.

La función de estas glándulas es segregar una sustancia para lubricar tus pechos en el embarazo y protegerlos en el periodo de lactancia de infecciones.

Sigues teniendo ganas de orinar a todas horas debido a que tu útero no para de crecer. Para evitar ir al baño en medio de la noche mientras duermes, te aconsejo que vayas reduciendo la ingesta de líquidos a medida que se va acercando la hora de ir a la cama.

Tu bebé no para de dar volteretas! Parece que tienes en tu vientre un acróbata! Hasta se enfada si no le gusta alguna de tus posturas y responde dándote patadas y algún codazo.

💬 CONSEJOS

Para aliviar la hinchazón, evita sentarte o estar de pie durante mucho tiempo, prueba con algún ejercicio apropiado para el embarazo como caminar un poquito o nadar.

Intenta sentarte y dormir con los pies elevados. Asegúrate también de beber lo suficiente todos los días. Restringir la ingesta de líquidos no disminuirá la hinchazón, pero mantenerte hidratada puede ayudarte a reducirla, aunque parezca mentira.

A pesar de verte muy hinchada todos los días, tranquila, no te preocupes porque es algo pasajero que desaparecerá después de dar a luz.

¿Quieres ver más semanas?

semanas de embarazo