Parto vaginal Vs Cesárea

Parto vaginal Vs Cesárea
Presentamos algunas de las razones para intentar el parto vaginal, a exceción de que la cesárea sea absolutamente necesaria.

  • El parto vaginal favorece la respiración del bebé: Al pasar por el canal vaginal, el pecho del bebé se comprime, como el resto de su cuerpo, asegurándose de que el líquido amniótico de los pulmones es expulsado por la boca. El cortisol, la hormona producida por el cuerpo sale de los pulmones infantiles preparados para trabajar a todo vapor. La cesárea, en cambio, aumenta el peligro de lo que los expertos llaman dificultad respiratoria. Este problema puede conducir a enfermedades como la insuficiencia respiratoria e incluso fomentar la neumonía.
  • El parto vaginal acelera la producción de leche: Durante el parto, el cuerpo de la mujer libera las hormonas oxitocina y prolactina, que facilitan la bajada de la leche. En el caso de elegir la cesárea, la mujer puede someterse a esta cirugía sin el menor indicio de que su bebé esté listo para nacer. Por lo que el cuerpo de la madre puede secretar sustancias que desencadenan la producción de leche con un desfase de dos a cinco días después del nacimiento del bebé y el niño tendrá que esperar para ser amamantado con leche materna.
  • El mito del dolor durante el parto vaginal se desmorona: La imagen de una madre gritando en el parto es lo que primero le viene en mente a muchas mujeres. No hay nada que temer, porque la anestesia es perfectamente capaz de controlar el dolor. Durante más de 10 años, los médicos utilizan una estrategia que combina la anestesia espinal y epidural. La madre no sufre y no pierde la sensibilidad en la región pélvica, para llegar a sentir las contracciones y ayudar a empujar al niño.
  • La recuperación de un parto vaginal es más rápida: En general, 48 horas después del parto vaginal, la madre es capaz de volver a casa con su bebé. En algunos casos, para facilitar la extracción del niño, los médicos realizar una episiotomía, un pequeño corte en la zona perineal (entre la vagina y el ano). Cuando esto sucede, la recuperación (en casa) toma alrededor de una semana. Aquellas que optan por la cesárea tardan en recuperarse de 30 a 40 días.
  • El parto vaginal es más seguro: La cesárea implica un riesgo de infección e incluso la muerte del bebé. Una encuesta realizada sugiere que aproximadamente el 12% de los bebés nacidos por cesárea, van a la UCI, mientras que en el parto vaginal, este porcentaje es reducido al 3%.