Primeros síntomas de embarazo


Las mujeres, puede ser por nuestro sexto sentido, notamos cuando podemos estar embarazadas en un determinado momento de nuestra vida. Hay retrasos en nuestro ciclo menstrual a los que no le damos importancia, pero un día intuimos que algo pasa, no sabemos por qué y nos preguntamos: ¿Estaré embarazada?

Hay síntomas muy concretos que nos puede contestar la pregunta. Hablando desde la experiencia podría mencionar:

– El retraso de la menstruación. Algo evidente. Si somos bastante regulares en los ciclos, este signo es el que indiscutiblemente nos va a poner en alerta y a partir de ahí vamos a empezar a analizar otros síntomas que nos resuelvan la duda que tenemos.

– El aumento del tamaño y la sensibilidad de los pechos. Este síntoma también nos puede confundir ya que a la gran mayoría de nosotras nos sucede unos días antes de venirnos la regla. Debemos buscar por lo tanto otros signos que evidencien el embarazo.

– Mayor cansancio y sueño. Empezamos a estar más cansadas y tenemos sueño a todas horas aún habiendo dormido lo suficiente. Esto es por unas hormonas que se generan cuando estamos embarazadas.

– Aumento del sentido del olfato. Percibimos los olores con mayor intensidad y puede ocurrir que olores que antes nos agradaban ahora nos repulsen.

– Antojo o repugnancia hacia algún alimento. Puede que se nos encapriche el consumo de un alimento determinado, o puede suceder como con los olores, algo que nos gustaba mucho ahora no podemos ni probarlo.

– Mareos. Nunca nos ha ocurrido y de pronto empezamos a sentir pequeños desvanecimientos.

– Vómitos. Por las mañanas o después de las comidas nos dan náuseas o terminamos vomitando.

– Hinchazón. Nuestro cuerpo se hincha, sobre todo la cintura.

– Leve sangrado vaginal. Sabemos perfectamente que no corresponde a un ciclo de nuestra menstruación por sus características, pequeña pérdida de sangre en color rosado o marrón muy clarito.

En fin, podemos sacar alguna conclusión analizando todos estos factores pero en realidad lo que nos va a sacar de toda duda va a ser un test de embarazo que compremos en la farmacia. Y como prueba determinante, un análisis de sangre.