El tacto. Desarrollo de los sentidos en el vientre materno

bebe vientre materno

El tacto es el sentido más madrugador. De la cabeza a los pies, nuestra piel está preparada para recibir múltiples estímulos cutáneos y, además, desde etapas muy tempranas de la gestación. Se dice que un ser humano podría vivir sin vista, olfato, gusto y oído, pero no sin las funciones que asegura la piel; quizá por eso, e! tacto es el primer órgano sensorial que se pone en marcha durante la gestación.

Cómo funciona. El niño muestra sensibilidad cutánea desde muy pronto. El cerebro del feto interpreta el tacto a través de unos pequeños receptores sensitivos situados en su piel. En la séptima semana ya experimenta sensaciones en el contorno de su diminuta boca, que se extienden al rostro completo siete días más tarde. En la 11a semana tiene sensibilidad en ¡a palma de las manos y de los pies; en la 15a en e! tronco y en la 20a semana ya alcanza todo el cuerpo. Siente caricias, presión, calor y diferencia texturas.

Necesario para aprender. El tacto es uno de los principales sentidos mediante el cual el ser humano reconoce tanto el mundo físico como el de los sentimientos y con e! que, además, puede comunicarse. Poseer una buena discriminación táctil será muy importante para el desarrollo normal del aprendizaje sensorial, motor y académico del niño, y en la vida intrauterina este sentido tiene especial interés para el feto (aún carente de visión), ya que le ayudará a interaccionar con el mundo que le rodea, preparándole para su posterior desarrollo en el exterior.

Sensibilidad a flor de piel. Durante el período fetal, la piel cumple un papel muy importante, pues envía estímulos al resto de los órganos sensoriales y al sistema nervioso del niño. Al inicio de! embarazo al niño no le gusta que le rocen el cordón umbilical o las paredes del útero porque tiende a alejarse de ellos al notarlos. Sin embargo, poco a poco, va acostumbrándose, y es a partir del sexto o séptimo mes, cuando se toca la cara con las manos. Y, por supuesto, le encantan las caricias que percibe sobre el vientre materno.

Tras su nacimiento. Al nacer, el tacto del bebé está totalmente desarrollado y en pleno funcionamiento, por lo que es muy sensible a la suavidad, el calorcito, las caricias, el contacto con su madre…, imprescindibles para el resto de su desarrollo, tanto físico como emocional.

Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

  1. hola necesito hacer una consulta cada vez que entro a semana me duele mucho un costado pero es regularmente en la noche mi Doctor me dice que es por el estiramiento de los ligamento donde el útero esta creciendo, pero igual me da miedo que esto pueda hacerle daño a mi bebè