Anécdotas en el parto: Momentos divertidos

“En el parto de mi hija, di a luz en el agua y estaba todo el mundo alrededor de la piscina de partos: la matrona, el obstetra, la puericultora, un aprendiz y mi marido. Cuando el obstetra decía “Venga empuja, empuja!”, todos los demás repetían a coro “Venga empuja, empuja!”. Era como una película de comedia o en medio de un estadio”.
Emalaith

“¡Qué vergüenza! Yo me hice “popó” durante una contracción, y mi pobre marido limpió todo…”
Aurel

“Yo no tengo anécdota propia, pero sí la de mi prima. Llegó al hospital con sus contracciones y todo lo que acompaña. Su marido le preguntó si podía ir a casa de su madre a darse una ducha. Ella le respondía “sí, por supuesto, no hay problema”. Ella pensó que todo sería más largo, pero en 5 min. el parto ya había comenzado. Como no quería dar a luz sin su marido le preguntó a alguien si podía llamarlo, pero ella no tenía el número de su suegra… Así que estaba con las piernas levantadas a punto de empezar a empujar, con la agenda en una mano intentando encontrar el número y el teléfono móvil en la otra. Pero no le dio tiempo de nada, en 3 empujones el bebé ya salió”.
Audrey

“Lo mío fue realmente vergonzoso. Cuando llegó la matrona para examinarme (yo llevaba 4 horas en la sala de partos) me tiré un pedo en su cara! Por suerte no se lo tomó mal y nos reímos durante todo el parto. Cuando ella me decía “empuja!” yo le respondía “¿Seguro? Puede ser peligroso para usted…”
Floflo

“Me desperté por la noche y me dolía la barriga. Esperé desde las 12 de la noche hasta las 5 de la mañana antes de despertar a mi marido. Como ya no podía más le dije a mi marido “Despierta, tengo que ir a dar a luz ya, me duele…” Y él me respondió “Cállate y duerme, tengo un examen de matemáticas mañana”. Tuve que insistirle mucho para que comprendiese que realmente ya tenía que ir al hospital.

Sin embargo, en el parto de mi niño mi marido tenía prisa y llamaba a todos agitado. La matrona nos dijo “cálmense, todavía hay tiempo”, entonces el decidió ir a que le diese un poco el aire. Apenas él se fue yo sentí la cabeza del bebé. Corrieron tras él y la matrona comenzó a apretarme en la vejiga. Con todo esto no pude aguantar y me oriné, llenándole a ella su preciosa blusa rosa. No podía parar de reírme aunque también estuve muy avergonzada.
Emilie

“En el parto de mi hija pequeña, hace 5 meses y medio, me sentía fatal pero quería mantenerme en pie todo el tiempo posible para que el parto fuese más rápido. Estaba cara a cara con mi marido, apoyada en sus hombros. La matrona me masajeaba la parte baja de la espalda. Imaginaos la situación, estaba entre ellos dos y con la música de dirty dancing (que me la sé de memoria!). En vez de centrarme en el parto me puse a recordar escenas de la película y me fui a las nubes…”
Cristina

“Mi amiga fue quien me acompañó en coche hasta el hospital, mi marido estaba como un tronco… Esperando un semáforo en rojo unos chicos en otro coche nos dicen “Ey nenas! ¿Qué hacéis esta noche?” Justo en ese momento tuve una contracción y con todo mi dolor les grité “pariiiiir!!”. Se quedaron a cuadros…”
libélula

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here