La recuperación después del parto

recuperacion-despues-parto
Después del nacimiento del bebé, tu cuerpo inicia su proceso de curación, que tiende a llevarse a cabo sin mayores problemas. Sin embargo, debes estar preparada para soportar grandes cambios físicos y psicológicos un tanto molestos.

Contracciones del útero
Puedes experimentar contracciones uterinas dolorosas durante varios días después del nacimiento, ya que el útero está volviendo a su tamaño normal. La aplicación de compresas o una bolsa de agua caliente en el abdomen puede ayudarte a aliviar el dolor. Si se vuelven insoportables, puedes acudir a tu médico para que te recete un analgésico.
Dolores en la zona del perineo
La zona del perineo es la situada entre la vagina y el recto. Debido al estiramiento, e incluso desgarro, sufrido durante el parto puedes sentir molestias durante dos o tres semanas. Para aliviar el malestar, puedes tomar baños de agua caliente y pedir al médico que te recete un medicamento para el dolor.
Los loquios
Después del parto sufrirás de pérdidas de sangre a través de la vagina durante tres a cuatro semanas. Al comienzo es de color rojo y después, con el paso de los días, se irá aclarando. Si notas mal olor proveniente de estas pérdidas, o tienes fiebre y experimentas dolor abdominal, deberías consultarlo inmediatamente con tu médico, quien determinará si existe o no una infección.
Estreñimiento
Para promover el funcionamiento normal del intestino, debes beber mucha agua, zumos de frutas y consumir alimentos ricos en fibra.
Incontinencia
Muchas mujeres son incapaces de controlar el flujo de orina, especialmente durante el primer mes después del parto. Las idas frecuentes al baño para vaciar la vejiga pueden ayudarte a prevenir este problema.
Aumento del volumen de los senos
Tus pechos están llenos de leche, y su volumen ha aumentado extraordinariamente. Esta situación se resolverá dentro de unos días, por lo general cuando comienzas a dar de mamar a tu bebé. Utilizar un sujetador apropiado para la lactancia y aplicar compresas de hielo en el pecho te puede ayudar a aliviar la incomodidad y el exceso de calor. Si con el tiempo no observas ninguna mejora, significa que la situación está empeorando y es conveniente consultarlo con tu médico porque puede ser que se esté desarrollando una infección.
La depresión posparto
Es común que algunas mujeres se depriman durante algún tiempo después de haber dado a luz. Este estado temporal de la mente es causado, por estrés, fatiga, ansiedad, temores… Si esta situación persiste más allá de dos semanas es señal de que necesitas la ayuda de un profesional.