Consejos durante el tercer trimestre de embarazo

Consejos durante el tercer trimestre de embarazo

– Calzado. Procura llevar calzado cómodo, bien sujeto y con algo de tacón. Evita la ropa apretada.

– Postura para dormir. Cuando te estires o al dormir procura girarte hacia uno de los lados preferiblemente el izquierdo; echarse boca arriba durante largo tiempo no es beneficioso ya que el peso del útero impide la correcta irrigación del organismo, tanto materno, como fetal.

– Al sentarte, procura tener los pies elevados para disminuir la hinchazón (edemas). Evita permanecer en pie o sentada durante mucho tiempo.

– Evita el estreñimiento con una dieta rica en fibra e ingesta abundante de líquidos.

– Evita las especias fuertes en la comida diaria como el pimentón, la guindilla o la pimienta que podrían dificultar la digestión, y de algunas como la nuez moscada que pueden inducir contracciones uterinas.

– Cuidado con las plantas medicinales, algunas están contraindicadas durante el embarazo, consulta con tu ginecólogo si deseas tomarlas.

– Piel. Ten cuidado de tu piel, sobretodo de la barriga y los pechos.

– Estilos de vida. Evita el sedentarismo absoluto, aunque en este período se hace cada vez más dificultosa la movilidad.

– Precauciones. Evita las situaciones propicias para accidentes, ya que puedes presentar un cierto grado de torpeza.

– Más sensible. En este trimestre irá en aumento un estado de mayor sensibilidad, el cual a veces te podrá llevar a recibir un aumento de la voz de tu pareja como algo que te impacta y te duele; es un estado en el que puede que llores con más facilidad.

Esto que ahora parece una molestia, que tu pareja ya no sabe como decirte las cosas para que no te sientas herida, tiene una función muy importante: una de tus grandes dudas, seguramente, es si sabrás comprender a tu bebé, si sabrás identificar lo que le pasa cuando te llore.

Pues este estado de gran sensibilidad es precisamente para esto, para que estés mucho más receptiva a las demandas de tu bebé, identificando más fácilmente lo que le pasa (aún y así necesitaras tu tiempo de aprendizaje como mamá, pero de esta forma será más corto).

– Miedo ante el parto. También el momento del parto ya empieza a tener un lugar prominente, siendo el foco de tus dudas y temores: ¿Irá todo bien? ¿Me avanzaré o bien me saldré de cuentas? ¿Sabré identificar las señales de parto? ¿Lo tengo todo apunto?

No te preocupes por esta avalancha de dudas y temores; es lógico y bueno que aparezcan, señal que te estás preparando para todo ello. Intenta poderlo compartir con tu pareja y con tu grupo de educación maternal.

– Canastilla a punto. No esperes a última hora para preparar la canastilla con tus cosas y las de tu bebé. Termina de decorar su habitación y procurad, si estáis haciendo obras en casa, de tenerlo ya todo terminado varia semanas antes del parto. Que no se os acumule todo para el último momento.

– Elige pediatra: es aconsejable hacer una primera visita al futuro pediatra de tu hijo para conocerle, informarse y preguntar las dudas que puedas tener sobre el cuidado de tu bebé, lactancia materna, futuros controles de su salud, etc.

Vía PulevaSalud

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here