10 curiosos cambios en tu cuerpo durante el embarazo

10 curiosos cambios en tu cuerpo durante el embarazo

Experimentarás muchos cambios en tu cuerpo durante el embarazo, algunos te parecerán raros e inesperados, pero tu organismo está preparado para hacerles frente. Por ello te explico 10 curiosos cambios en tu cuerpo durante el embarazo para que no te pillen por sorpresa.

1. Crece un nuevo órgano

Sí, así es, la placenta es un nuevo órgano con múltiples funciones, se encarga de pasar el oxígeno y los nutrientes de tu sangre al bebé que está en desarrollo. También le protege de infecciones y ayuda a eliminar los “desechos” de tu bebé. La placenta está unida al feto por el cordón umbilical y al final del embarazo puede llegar a pesar más de medio kilo.

2. Tu cabello es más abundante

Tu pelo se vuelve más brillante y más abundante debido a los receptores de estrógenos que contiene. Aumenta la densidad de tu melena porque durante el embarazo su crecimiento se relentiza y se reduce la caída del cabello. Por el contrario, cuando nazca tu bebé, todo el pelo que no has perdido los 9 meses anteriores se caerá y sufrirás una fuerte pérdida de cabello que recuperarás con el tiempo.

3. Tu cuerpo se vuelve más elástico

Para prepararse tu cuerpo para el parto, una hormona llamada relaxina, reduce la densidad de cartílagos y ligamentos, por lo que podrás estirar y contorsionar partes de tu cuerpo mucho más de lo normal.

4. Irás al baño a cada momento

Necesitarás ir al baño más a menudo, incluso durante tu primer trimestre de embarazo, debido a que tu útero se expande presionando la vejiga. Los altos niveles de progesterona y el hecho de que los conductos de los riñones están más dilatados pueden ocasionarte hacer más viajes al baño para evacuar pequeñas cantidades de orina.

5. Tus manos pueden sufrir hormigueos

El entumecimiento y hormigueo en las manos puede ser causado por el “síndrome del túnel carpiano” la presión excesiva de un nervio de la mano. No todas las mujeres lo sufren, pero si lo padeces no tiene mayor importancia, normalmente desaparece después del nacimiento.

6. Aumenta tu sentido del olfato

Durante el embarazo tus gustos por la comida sufren cambios y esto está relacionado con tu sentido del olfato y no con tu sentido del gusto. Sorprendente ¿verdad? Esto es debido a que el 90% de tu habilidad para degustar la comida está realmente conectado con el sentido del olfato. Por lo tanto, a consecuencia de estos bruscos cambios en el gusto por las comidas, olerás todo con mayor intensidad y tendrás que prepararte para ciertos olores que te harán sentir físicamente mal.

7. La piel de tu rostro se oscurece

La “máscara del embarazo“, como normalmente se suele llamar, es causada por un cambio en el pigmento de tu piel. Las mejillas y la nariz suelen tomar un tono más oscuro y puede afectar a algunas mujeres y puede ser que tú lo sufras. Desaparece después del nacimiento.

8. Puede aparecer una línea en tu vientre

Puede llegar a aparecer en tu vientre una línea oscura, se le conoce con el nombre de “la línea nigra“, sí nigra, no me he equivocado al escribirlo 😉 Sucede a causa de un aumento en los niveles de malatonina. Suele afectar más a las mujeres de piel oscura que a las de piel clara. Si te sucede no te alarmes, no es perjudicial y se desvanecerá después de la llegada de tu bebé.

9. La coagulación de tu sangre es más rápida

Tu sangre también sufre cambios, durante el embarazo coagula mucho más rápido. Esto sucede porque es un mecanismo protector para no sufrir un sangrado excesivo y peligroso cuando se expulsa la placenta en el parto. Debido a este aumento en la velocidad de coagulación de la sangre, existe la posibilidad de sufrir coágulos, especialmente si has tenido trombosis o tienes sobrepeso. En estos casos, el médico te dará las correspondientes recomendaciones para que esto no suceda.

10. Tu producción de sangre se dispara

Lo normal es tener entre 4 y 5 litros de sangre en el cuerpo. Durante el embarazo, el volumen total de sangre aumenta un 50% y la cantidad que bombeas con cada latido del corazón se eleva un 40%. Además, fabricas un 20% extra de glóbulos rojos para transportar más oxígeno por todo tu cuerpo. Para albergar esta gran cantidad de sangre en tu cuerpo tus vasos sanguíneos se dilatan, pero todo volverá a la normalidad con la llegada de tu bebé.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here