La importancia de hacer ejercicio durante el embarazo

embarazada-haciendo-ejercicio

Que estés embarazada no supone que tengas que disminuir tu actividad física. El ejercicio es un factor fundamental para poder sobrellevar mejor esos 9 meses de embarazo. Esto no quiere decir que te pases el día en el gimnasio, ni que puedas realizar cualquier tipo de ejercicio. Es importante también el estado físico antes del embarazo, si no tolerabas una maratón, obviamente embarazada menos.

El ejercicio durante el embarazo es muy beneficioso, hará que te sientas mejor y puede ayudarte a:

  • Liberar endorfinas
  • Evitar o reducir dolores lumbares.
  • Evitar o combatir el estreñimiento. No hay nada peor que el estreñimiento durante el embarazo. Una vida sedentaria es el mayor causante del estreñimiento. Si haces ejercicio de forma moderada y continua favorecerá el movimiento intestinal.
  • Te ayudará a mejorar físicamente y verte mejor. Durante el embarazo se produce un aumento de peso, lo que puede cambiar tu figura por completo incluso después de dar a luz. Si haces ejercicio controlarás ese aumento de peso y después del nacimiento te será más fácil perderlo.
  • Te prepara para el parto. Al fortalecer los músculos consigues que físicamente estés más preparada para ese momento.

Para conseguir todos estos beneficios es importante saber elegir qué deporte realizar. El yoga, el pilates, la natación o caminar son la mejor elección.

En caso de estar acostumbrada a hacer ejercicios más fuertes te conviene rebajarlos, ya que los ejercicios de gran impacto como el spinning o el triatlón, pueden ser excesivos durante el embarazo.

Si has estado físicamente activa antes de quedarte embarazada, deberías ser capaz de continuar con tu actividad, pero siempre de forma moderada. No trates de hacer ejercicio al nivel anterior; en cambio, ahora que estás embarazada haz lo que sea más cómodo para ti. Anímate con los ejercicios aeróbicos de bajo impacto contra los de alto impacto. No dejes que tu frecuencia cardiaca supera los 140 latidos por minuto.

Si nunca has hecho ejercicio con regularidad antes de quedar embarazada, puedes comenzar un programa de ejercicios de unos 30 minutos diarios, pero siempre después de consultarlo con tu médico o ginecólogo.