Cuándo se empieza a sentir el bebé

0 comentarios
embarazo embarazada

Aunque tú no lo notes, tu bebé se está moviendo antes de las 14 semanas de gestación. Es tan pequeño que por mucho que se mueva en esas semanas serás incapaz de notar sus movimientos.

Los primeros movimientos fetales, para que lo entiendas, son como un "aleteo", yo misma lo he experimentado así en mis dos embarazos. Son movimientos tan sutiles que tienes que estar muy quietecita y prestar mucha atención para sentirlos.

¿Cuándo se empieza a sentir el bebé?

Algunas mujeres pueden sentir los movimientos de su bebé ya en la semana 15 de embarazo, suele ocurrir cuando ya se han tenido más bebés. En cambio, cuando es el primer embarazo se pueden empezar a sentir en torno a las semanas 20 a 22. Esto varía para cada persona y depende de una serie de factores.

A medida que avanza el embarazo y el bebé va creciendo, los movimientos, por lo general, son más fuertes. En algunas ocasiones notarás verdaderas patadas que te dejarán sin aliento. Además, habrá ciertas horas del día que no sientas sus movimientos, esto se debe a que tu bebé también tiene sus horitas de sueño.

Cuando los movimientos del bebé son rítmicos durante unos minutos, no te alarmes, te parecerán raros pero es que a tu pequeñín le ha dado hipo ;)

Al final del embarazo, el bebé es más grande y tiene menos espacio para moverse, por lo que puedes notar una gran diferencia en sus movimientos, serán más de patadas, codazos… y no tendrá casi espacio para hacer sus divertidas volteretas.

Y para concluir, los movimientos fetales son considerados como un signo de bienestar del bebé. Recuerda que una vez que empieces a sentir al bebé debes estar al tanto y si notas cambios o una disminución en los movimientos puede que algo no marche bien y debes consultarlo con tu médico.
Leer más...

5 dudas sobre el embarazo que pudiste pasar por alto

0 comentarios
embarazo, embarazada

Tanto si es tu primer embarazo como si es tu segundo bebé, tu médico te habrá aconsejado de qué comer y qué evitar, por qué hacer ejercicio moderado es importante y las pruebas que necesitas hacerte durante los nueve meses de embarazo.

Pero seamos sinceras, las visitas al médico son, normalmente, muy cortas, lo que puede hacer que algunas cosas se pasen por alto. Por ello, aquí tienes algunas cosas que deberías saber:

1. Si bebiste demasiado el día que concebiste al bebé

¿Tenías demasiadas copas la noche que te quedaste embarazada? No te preocupes, no eres la única. Según un estudio reciente, el 50% de los embarazos se producen en tal situación. Aunque el alcohol puede afectar a la fertilidad y se debe no beber durante el embarazo, si bebiste cuando concebiste a tu bebé, no tendrá ningún efecto sobre su salud.

2. El sexo durante el embarazo no tiene por qué ser diferente

El sexo durante la gestación puede ser un tema muy embarazoso para ti y puedes evitar consultarlo con tu médico y quedarte con dudas. Si tu embarazo es normal, no hay problema en mantener tus relaciones sexuales como cuando no estabas embarazada. Sin embargo, si tu embarazo tiene alguna complicación, es posible que tengas que modificar tu actividad sexual. Pero lo dicho, si es normal, no hay ningún tipo de problema en mantener tus mismos hábitos sexuales.

3. Sólo se necesitan tres ecografías

Es muy emocionante ver al bebé, seguro que te gustaría verlo casi a diario para ver cómo va creciendo, pero en realidad sólo necesitas tres ecografías durante todo el embarazo. La primera, que se hace entre las 11 y 12 semanas. La segunda entre las 18 y 21 semanas de embarazo. Y la tercera y última entre las 32 y 36 semanas de gestación.

4. Las ecografías no son siempre fiables

Es bueno saber que las ecografías siempre dan estimaciones de las medidas y el peso del bebé con una variación de un 20% sobre los datos que indican. El ultrasonido también es más preciso en el primer trimestre que en el tercero.

5. Sobrepasar la fecha estimada de parto, no significa que sea tarde

En algunos casos, cuando el bebé no ha nacido antes de la fecha estimada de parto, los médicos optan por algún método de inducción del parto, pero esto sucede en raras ocasiones. Si sobrepasas la fecha estimada de parto, no te preocupes, como bien se dice “es una fecha estimada” que puede variar. De hecho, sólo alrededor del 5% de las madres dan a luz el día de su fecha de vencimiento.

La única preocupación que puede haber si el embarazo sobrepasa las 40 semanas es que la placenta no funcione como debería. Sin embargo, es algo que no suele suceder y el médico tiene las herramientas adecuadas para monitorear la salud y el bien estar del bebé hasta su nacimiento y que transcurra sin complicaciones.
Leer más...

Cómo hacer frente al verano estando embarazada

0 comentarios
embarazadas-tomando-el-sol

Estar embarazada en verano no es nada fácil, y peor aún si se está en la etapa final del embarazo.
Debido a las altas temperaturas se necesita muy poco para acusar el cansancio, el hinchazón en las piernas y la ansiedad persistente.

¿Cómo abordar estos problemas? ¿Qué dieta es la más adecuada? Estos son algunos consejos para superar los típicos problemas que pueden surgir durante los meses de verano.

¿Cuáles son los problemas más típicos del embarazo acentuados por el calor?

Piernas hinchadas, problemas para dormir, calambres y ardor de estómago son los síntomas  más comunes.

Para combatir estas molestias lo mejor es hacer largos paseos al menos media hora al día y en las horas de menos calor (a primera hora de la mañana o última de la tarde), esto estimulará la circulación. Durante la noche, trata de mantener las piernas elevadas, tal vez poniendo una almohada debajo de las pantorrillas.

Disminuye el consumo de sal y bebe al menos 2 litros de agua al día para evitar la deshidratación. Otro remedio muy bueno sería refrescar las piernas con agua fría desde los tobillos a los muslos para activar la circulación y prevenir la hinchazón.

¿Qué dieta es la más adecuada?

Durante el embarazo se suda más,  en verano mucho más, en parte porque la progesterona puede aumentar la temperatura hasta un grado más. Por ese motivo puedes perder no sólo líquidos, sino también valiosos minerales esenciales para ti y tu bebé.

Una de las reglas básicas es beber mucha agua, evita sin embargo el té, el café y no hace falta que te recuerde que también el alcohol. Opta por la dieta mediterránea, rica en frutas y verduras, pastas, cereales, legumbres, pescado, aceite de oliva, etc. Aumenta ligeramente el consumo de pescado, ya que tiene un alto valor proteico y es rico en calcio, yodo y fósforo. Sustituye los calóricos aperitivos por fruta fresca acompañada de yogur natural.

¿Qué ropa llevar?

Durante el último trimestre de embarazo se vuelve mucho más difícil vestirse´. Opta por ropa cómoda de tejidos como el algodón y el lino, son más frescos para el verano, y lo más importante, de colores claros. El calzado debe ser cómodo y con un poquito de tacón, de unos tres centímetros sería ideal.

¿Cómo tomar el sol embarazada?

Durante los primeros días de exposición, evita permanecer en el sol durante más de 15 minutos. Usa un protector solar con protección alta (de 30 a 50) para prevenir quemaduras solares y utiliza una crema protectora especial para el rostro para evitar manchas en la piel.

Las mejores horas para tomar el sol sin riesgos son entre las 9 y 11 de la mañana y a última hora de la tarde (de seis en adelante). Y un último consejo, nunca olvides de llevar un sombrero y gafas de sol.

Leer más...

Algunos consejos que debes tener en cuenta durante el embarazo

0 comentarios
embarazada


Usa productos naturales

Dada la capacidad de la piel para absorber cualquier cosa, antes de la concepción y durante el embarazo son momentos esenciales para asegurarte de que estás utilizando productos naturales en tu cuerpo para preservar la salud del bebé.

Cuida tu piel para prevenir las estrías

La prevención de las estrías en el embarazo requiere hacerse tanto por dentro como por fuera para obtener resultados óptimos.

El primer paso fundamental es mantener una dieta sana y equilibrada rica en zinc, vitamina E, vitamina C y grasas omega DHA, que son esenciales para que la piel mantenga su elasticidad. Estos nutrientes también son muy beneficiosos para el desarrollo del bebé.

Utiliza una crema hidratante nutritiva y natural que añada mayor elasticidad a tu piel y evitar la aparición de estrías a causa del estiramiento de la piel en vientre, pechos y caderas.

Además de una dieta saludable y nutrir tu piel, debes asegurarte de mantener la hidratación adecuada bebiendo 2 litros de agua al día, esto también te ayudará a que la piel se ajuste mejor al aumento de peso y prevenir la aparición de estrías.

Descansa todo lo que puedas

Necesitas conservar tu energía todo lo posible durante todo el embarazo para estar en las mejores condiciones cuando llegue el momento del parto. Pide a tu pareja y familiares que te ayuden en lo que puedan para que descanses lo suficiente y te mantengas llena de energía durante los 9 meses.

Haz ejercicio moderado

Hacer ejercicio moderado de forma regular te ayudará a equilibrar los niveles de azúcar en la sangre, a tonificar tus músculos y estar en forma para el gran día. Además, aumenta la liberación de endorfinas y neurotransmisores haciendo que te sientas bien y experimentes menos dolor en el parto.

Leer más...

Signos para detectar el Síndrome de Down

8 comentarios
Signos para detectar el síndrome de down
Las ecografías se puede utilizar para detectar algunos signos de síndrome de Down, pero no todos.

¿Qué son los marcadores para el Síndrome de Down (Trisomía 21) que se puede ver en la ecografía?

En primer lugar, hay que señalar que la ecografía no puede diagnosticar el Síndrome de Down, ya que es un trastorno cromosómico. La mayoría de los seres humanos tienen 46 cromosomas (23 pares). Una persona con síndrome de Down tiene 47 cromosomas, tienen tres del cromosoma 21 en lugar de dos.

La única forma de confirmar que un feto tiene síndrome de Down es hacer una prueba genética, como la amniocentesis o muestreo de vellosidades coriónicas. Dicho esto, el ultrasonido puede ser usado para buscar algunos de los signos de síndrome de Down. Alrededor del 50 por ciento de los fetos con Síndrome de Down muestran anormalidades en la ecografía. Por lo tanto, una ecografía normal no excluye la posibilidad de que el feto pudiera tener síndrome de Down.

Algunos de los marcadores o signos que buscamos son:

- Piel de la nuca (o pliegue nucal). El aumento de grosor del pliegue (medida tomada de la doblez de la piel en la parte posterior del cuello).

- Defectos cardíacos.

- Defectos gastrointestinales.

- Fémur acortado y medición del húmero (estos son los huesos de la parte superior del brazo y el muslo).

- Hipoplasia de la falange media del hueso del quinto dedo (se ha reducido en la mitad del dedo meñique).

- Amplio espacio entre el dedo primero y segundo.

- Pielectasia (una dilatación del sistema colector de los riñones).

Si se observan uno o más de estos marcadores, no significa que el feto definitivamente tenga síndrome de Down. Esto significa que hay una mayor probabilidad de que el feto pueda tenerlo. Una vez más, el ultrasonido no puede diagnosticar o descartar la presencia de síndrome de Down. Las pruebas genéticas, tales como la amniocentesis o la muestra de vellosidades coriónicas, son la única manera de obtener resultados concluyentes en relación con el Síndrome de Down.

Vía P&B
Leer más...

Enternecedora carta de un bebé a su mamá al que se le está enseñando a dormir

0 comentarios
bebe-triste

Enternecedora carta de un bebé a su mamá al que se le está enseñando a dormir Emoticono smile

Querida mamá:

Estoy confundido, estoy acostumbrado a quedarme dormido en tus suaves y cálidos brazos. Cada noche me acurruco cerca de ti; lo suficientemente cerca para oír los latidos de tu corazón, lo suficientemente cerca para oler tu dulce fragancia. Miro tu hermosa cara mientras suavemente me quedo
dormido, seguro y protegido en tu amoroso abrazo. Cuando me despierto con el estómago hambriento, los pies fríos o porque necesito un abrazo, tú me atiendes rápidamente y poco después estoy profundamente dormido otra vez.

Pero esta última semana ha sido diferente. Cada noche esta semana ha ido así. Me arropabas en mi cuna y me dabas un beso de buenas noches, apagabas la luz y te ibas. Al principio estaba confundido, preguntándome dónde te habías ido. Pronto tuve miedo y te llamé. Te llamé y te llamé mamá, ¡pero no venías! Estaba tan triste mamá. Te quería con tanto ahínco. Nunca he sentido sentimientos tan fuertes. ¿A dónde fuiste?

¡Finalmente volviste! ¡Oh, qué feliz y aliviado estaba de que hubieras vuelto! ¡Pensé que me habías dejado para siempre! Me estiré hacia ti pero no me cogías. Ni siquiera me miraste a los ojos. Me tumbaste con esos cálidos brazos, dijiste “shh, ahora es de noche” y te fuiste de nuevo.

Esto pasó de nuevo una y otra vez. Te llamé gritando y después de un rato, cada vez mayor, volvías pero no me cogías.

Después de haber gritado durante un rato, tuve que parar. Me dolía tanto la garganta. Mi cabeza latía con fuerza y mi pequeña barriga estaba gruñendo. Pero lo que más me duele es el corazón. No podía entender por qué no venías.

Después de lo que pareció una vida entera de noches como ésta, me di por vencido. No vienes cuando grito, y cuando finalmente vienes ni siquiera me miras a los ojos, y mucho menos sostienes mi cuerpecito temblando y sollozando. Los gritos duelen demasiado para seguir durante mucho tiempo.

No lo entiendo mamá. Por el día, cuando me caigo y me golpeo la cabeza, me levantas y me besas para que me sienta mejor. Si tengo hambre, me das de comer. Si me arrastro para que me abraces, lees mi mente y me llevas en brazos, llenando mi carita de besos y diciéndome lo especial que soy y lo mucho que me quieres. Si te necesito, me respondes enseguida.

Pero por la noche, cuando está oscuro y silencioso y mi lamparilla proyecta sombras extrañas en la pared, desapareces. Sé que estás cansada mamá, pero te quiero tanto. Sólo quiero estar cerca de ti, eso es todo.

Ahora, por las noches, estoy tranquilo. Pero todavía te extraño.


Post original: http://www.alternative-mama.com/a-letter-from-a-sleep-training-baby/
Leer más...